Tresor de Lâncome






Trésor de Lâncome es un perfume que desvela notas florales, afrutadas, empolvadas y ambarinas. 

Su frasco original es un diseó que presenta en las manos como una ofrenda. Hace referencia al amor como un tesoro que hace a la mujer radiante y preciosa como su perfume.


Las notas de salida de Trésor de Lancome son una exposición de pétalo de rosa y flores de albaricoque. El sabor del melocotón envuelve su aura pura y blanca. El muguete, la vainilla  el heliotropo y el lirio las recorren con un estremecimiento sensual. 




Trésor de Lancome es un perfume fresco, sensual y estremece como una suave caricia. 


Su secreto está entre las primeras armonía donde las notas de salida y las de corazón se funden. 


Sobre la piel, se pueden sentir el sándalo y el almizcle que generan un efecto de estela refinada, discreta e inolvidable



La cabeza de Trésor de Lancôme es afrutada, ya que contiene piel de albaricoque y piel de melocotón. El corazón sin embargo es fundamentalmente de rosa. Son identificables también otros aromas. Por ejemplo en cuanto a las notas de cabeza, además del melocotón y albaricoque, están también la piña y la bergamota. En las notas de corazón, el iris, el heliotropo y el jazmín acompañan a la rosa. Y en cuanto a las notas de fondo hay una estela identificable de almizcle, sándalo y también vainilla.

Es Ideal para cualquier tipo de evento, para una noche de fiesta o para una noche más especial. 

El frasco de Trésor de Lancome fue creado por Areka, a quien se le pidió crear un frasco que transmitiera felicidad y ganas de manejarlo. Y ese color tan caraterístico que tiene hace referencia a la luz que hay en una preciosa puesta de sol.



La historia del perfume

Trésor de Lancôme es un perfume que fue creado hace más de veinte años por la perfumista Shopia Grosjman, especialista en todo tipo de aromas de rosa. En un principio lo creo para utilizarlo ella misma, inspirándose en un acto muy sencillo: que dieran ganas de abrazarse a uno mismo cuando se colocara una gota de esta fragancia sobre la piel.
Pero no se quedó ahí la cosa porque consiguió seducir a la firma Lancôme (que tiene como sabrás de emblema una rosa) y desde entonces es el 12º perfume de esta marca en 28 años que tiene de historia. Eso sí, antes de ponerse a la venta sufrió algunos retoques ya que fue ligeramente modificado unas siete veces. Su éxito desde entonces es conocido por todos, ya que se trata de una fragancia prestigiosa en todo el mundo.
Quizás haya sido esa imagen que transmite de ser un perfume para una misma y no para el resto de la gente, la razón de este éxito. De hecho eso mismo marcó un cambio ya en la perfumería de aquellos años.
La firma Lancôme quiso desde un principio orientarlo hacia los perfumes femeninos que simbolizaban la intimidad, pero además quiso también que las mujeres la conocieran y la identificaran como el elixir que las haría sentirse más felices. Ya con su presentación (en la que participó Isabella Rosellini) quisieron demostrar esto. Compartimos todos la emoción de ese encuentro amoroso que describía a Trésor como una fragancia cercana y sencilla, pero sobre todo femenina y fuera de tiempo.
Hoy en día es la actriz española Penélope Cruz entre otras (antes fue la modelo Inés Sastre), la embajadora de la frangancia, y la hemos visto ya en varios spots publicitarios compartiendo con todos esa emoción que se siente en algunos momentos importantes de la vida.